Investigación.
Néstor Sierra Fernández
@nesifear

La lucha por la autonomía de Lanús se inicia a poco que, por la Ley provincial 2830 del 11 de enero de 1904, deja de pertenecer al partido de Barracas al Sud para pasar a formar parte del de Avellaneda. (Ver nota «El reparto de tierras de los españoles y las diferentes divisiones distritales» en PUNTO SUR Nº 20).

El doctor Alfredo Genovessi, en el periódico local La Idea Nº 3589, rememoró los primeros movimientos independentistas, en un texto reproducido por la página web lanusmunicipio.com.ar.

Recuerda Genovessi que «el Comité Popular Pro Lanús se inicia en 1911 bajo la orientación de don Restituto Caraza, con una asamblea popular reunida en el local cine Lanús, sito en la calle Ituzaingó 352 -numeración vieja- de Lanús Este».

Caraza fue un militar que se domiciliaba en un castillo que hacía también las veces de fortaleza para prácticas militares. Ese edificio se lo conoció como «Castillo de Caraza».

«En 1914 -continúa Genovessi- se realiza un gran acto popular por la autonomía del que son oradores Alfredo Palacios y Carlos Melo, quienes ejercen mandatos de diputados nacionales por la época.

«En 1918, la Cámara de diputados de la provincia da media sanción a la creación del nuevo distrito con el nombre de Hipólito Vieytes». El proyecto no es tratado por el Senado y en 1920 queda caduco.

Aunque en forma inversa, en 1922 otro proyecto en el mismo sentido corre idéntica suerte: lo aprueban los senadores bonaerenses pero no lo tratan los diputados, y caduca otra vez. Cuatro años después, el proyecto es incluido en el Orden del Día de Diputados, que ni siquiera lo llega a tratar.

Volvamos a Genovessi: «Oportuno es recordar objetivamente que la mayor oposición a la autonomía de Lanús la expresaba el sector conservador orientado por Alberto Barceló, que fuera intendente municipal de Avellaneda y el dirigente de mayor peso dentro del conservadorismo en la zona.

«No obstante el triunfo del radicalismo en 1916, Barceló mantuvo su hegemonía política durante todas las tercera y cuarta décadas de ese Siglo XX.

«En verdad, el dirigente conservador estimaba que la autonomía municipal de Lanús acarrearía una disminución de su influencia política.

«Así fue que la autonomía municipal se obtuvo en 1944, al mismo tiempo que por consecuencia del movimiento militar del 4 de junio de 1943 concluiría definitivamente la carrera política de Alberto Barceló.

«Esta situación de alineamiento político adverso del conservadorismo contra la autonomía municipal de Lanús explica, por reflejo, el papel importante de los sectores radicales y socialistas en el movimiento autonomista.»

El primer día de 1940 se comienza a editar el periódico Autonomía, bajo la dirección del militar y reconocido ciudadano lanusense Yoliván Biglieri. Desde sus páginas, como es obvio, se luchó por la independencia de Lanús con respecto al partido de Avellaneda. Además, entre 1937 y 1944 funcionó un «Congreso de Instituciones», siempre con el fin emancipador. Sus actividades las ejerce en el Centro Comercial de Lanús.

En julio de ese último año, algunos vecinos crearon, para luchar por la autonomía, la «Unión Vecinal Autonomista» (UVA), que tenía su sede en José C. Paz (ex Ayohuma, hoy avenida 9 de Julio) 120, siempre de la antigua numeración. Enarbolaron como emblema el 111, número que recibiría el nuevo municipio bonaerense si lograba la autonomía.

La UVA «se constituyó con una Comisión Honoraria presidida por Monseñor Carubelli y una Comisión Directiva presidida por Eduardo Acevedo, contando entre sus integrantes a importantes personalidades de todas las instituciones y actividades», recordó el periodista Armando Quintero Graner. Pero Genovessi cita como presidente de UVA en enero de 1945 a Hugo Servio Torello.

En realidad, los pasos para la autonomía comenzaron a acelerarse con la asunción a la presidencia de facto del general Edelmiro Julián Farrel, el 10 de marzo de 1944. Farrel, hijo de inmigrantes alemanes, había nacido en el barrio lanusense de Villa Industriales, al oeste del distrito, por lo que, con su presidencia, los «autonomistas» crean la UVA y nombran una comisión para peticionarle al presidente de facto la independencia. Incluso, según dice una crónica, amigos y familiares de Farrel (entre ellos los Plaul) hicieron bendecir la banda y el bastón presidencial en la Parroquia Santa Faz, ubicada en Villa Industriales.

Finalmente, una calurosa tarde del «29 de septiembre de 1944 -recordó Quintero Graner-, a las 18 salen de la gobernación bonaerense tres personas oriundas de Lanús: (el citado) Torello, Roberto J. Vidal y Carlos Emérito González.

«Eufóricos, cruzan la plaza y, siendo las 18:10, cada uno por separado se comunica con instituciones de Lanús que aguardaban esos llamados. Apenas hacía unos minutos, el ministro de Gobierno de la Intervención Federal, Coronel Manuel Agüero Fragueiro les dijo ‘nada tienen que agradecerme, pues no hemos hecho más que satisfacer una antigua y muy justa aspiración de Lanús.»

Seis días antes, Farrel había firmado el decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 26.008 y remitido al interventor Federal de la Provincia, Juan Carlos Sanguinetti.

Por ese decreto, se crea el nuevo partido de «4 de Junio», que toma su nombre de la fecha de inicio del gobierno militar en 1943 o, si se prefiere, el día en que los militares derrocaron al presidente Ramón S. Castillo, vice jefe de Estado de Roberto María Ortíz.

El nuevo distrito nace en la práctica el lunes 1 de enero de 1945, cuando asume como primer delegado municipal Juan Ramón Piñeiro. El acto se lleva a cabo en el balcón del edificio comunal, José C. Paz 653 (actual 9 de Julio 1657, edificio del Concejo Deliberante) y concurren Farrel y su vicepresidente, el por entonces coronel Juan Domingo Perón.

En su edición de ese día histórico, así informaba el hecho el matutino «La Prensa», bajo el título «Asumirá Hoy el Cargo el Primer Comisionado en el Municipio de 4 de Junio», y el subtítulo «Asistirán el Presidente de la Nación y Otras Altas Autoridades».

«LANÚS, diciembre 31.- Mañana comenzará a funcionar la Municipalidad del nuevo distrito de 4 de Junio, cuya cabecera será esta localidad, a la que se le otorgó la categoría de ciudad y tendrán asiento las nuevas autoridades. De tal manera se dará cumplimiento a lo dispuesto en el decreto dictado el 29 de diciembre próximo pasado.

«El límite interno del nuevo Municipio, creado con tierras del partido de Avellaneda, lo constituye una línea que corre por el centro de las calles Valparaíso, desde su iniciación en el Riachuelo rectificado, hasta la calle Chile; por ésta hasta la de Bernardino Rivadavia; por ésta hasta la de Brasil y su continuación Bustamante hasta Coronel Lacarra; por esta última hasta el camino pavimentado General Belgrano, de La Plata a Avellaneda, y por éste hasta la calle Lynch, límite con el distrito de Quilmes.»

Por su parte, en su edición del martes 2 de enero, el diario «La Razón» inicia así su crónica: «Lanús.- Destacadas proporciones revistieron los actos oficiales realizados en esta ciudad con motivo de la asunción del cargo por parte del primer comisionado municipal del partido 4 de Junio, recientemente creado por el Gobierno de la Provincia. Asistieron el primer magistrado de la Nación, el Gral. Farrel y el vicepresidente Cnel. Perón, acompañados por altos funcionarios.

«Los automóviles del primer magistrado se detuvieron en las calles Gral. Belgrano y Sarmiento, donde fueron recibidos por la comisión de recepción presidida por el Dr. Inocencio A. Torren.»

El nombre oficial de la ciudad cambiará definitivamente por el de Lanús tras el golpe de Estado contra Perón en setiembre de 1955, durante el consecuente gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu.

De esta forma, se hizo justo honor a quien fundó la ciudad, Anacarsis Lanús, quien antes de su muerte había dejado expresado su deseo que la localidad llevase su nombre. (Ver nota «Quién fue Anacarsis Lanús», PS Nº 21).

Fuentes. artículo «1944 Lanús-1995. Recuerdos al cumplirse 51 años de su autonomía», Armando Quintero Graner, diario «Vida de Lanús», Lanús, 1994. Sitio web lanusminicipio.com.ar (Daniel M. Di Leo). Agradecimientos: Carlos Barreiros (APRELBA); Mariana Da Silva (Museo histórico Juan Piñeiro)

 

Banner Content

2 Comentarios

Hernan 12 de mayo de 2020 at 04:56

Excelente, me lo voy a leer todo. Me encanta leer historia y nunca encontré nada así de completo de Lanús. Felicitaciones!

    Nestor 27 de diciembre de 2020 at 11:18

    Muchas gracias!

Dejar comentario

Año XVI Edición 5716