Video en el cuerpo de la nota.

NÉSTOR SIERRA FERNÁNDEZ
nestor.sierra@puntosurweb.com.ar

Un instrumentista excelso y una voz angelical se unieron anoche. El público los gozó. Los ovacionamos de pie. No era el Carnegie Hall de Nueva York. Tampoco el Teatro Colón de la Ciudad de Buenos Aires. Un centenar de espectadores disfrutamos anoche del pianista Edgardo Roffé y de la gola de la soprano María Laura Sangiorgio, que se presentaron en el Centro Comercial e Industrial de Lanús.

Es decir, los lanusenses disfrutamos a dos artistas argentinos de fama y clase internacional en nuestra ciudad, como parte de esta iniciativa de ofrecimiento de conciertos, de manera libre y gratuita, que la entidad de la avenida 9 de Julio 1535 viene ofreciendo desde hace 15 años.

Arrancó la noche el maestro Roffé, este profesor de piano egresado del Conservatorio Nacional Carlos López Buchado y del profesorado de piano del Instituto del Arte (IUNA). Desde joven abrazó la música de Johannes Brahms y de otros grandes, y en tal caracter actuó junto a muchísimas orquestas de cámara de nuestro país y del exterior, donde ofreció recitales en Alemania y Brasil. Además, editó su CD «Solamente Brahms».

Poco después de las 19.00, la hora programada, arrancó Roffé con su repertorio de, en este caso, Fréderic Chopin, de quien interpretó las Mazurkas op. 24 Nº 1 y 2, los valses op. Póstumo en Mi bemol y op. 64 Nº 2; Nocturnos op. 48 num. 1 y 2 y la Polonesa.

Seguidamente, pasó al segmento dedicado a España, con «Rumores de España», que el maestro compuso en 1979, y dos obras de Manuel de Falla: Danza del molinero (Farruca del sobrero de tres picos) y Danza ritual de fuego (de «El amor brujo»).

Pero hubo una segunda parte de la noche. Un conocido dicho sentencia que si un animal tiene cabeza, melena y cuerpo de león, seguramente se trata de un león. Laura Sangiorgio (segunda vez que se presenta en el Centro Comercial), tiene carita de ángel y voz angelical… Ah, y un angelito, porque vino a ofrecer su arte con su pancita de avanzado embarazo (espera familia para septiembre).

En el video que acompaña esta nota se puede apreciar el talento de esta soprano nacida en Morón, que estudió en el Conservatoro Provincial Albertto Ginastrera y luego en el Instituto de Arte del Teatro Colón, del que fue becada para ser alumna activa del EPCASO de Enzio Pinza, en Italia; luego continúo sus estudios en Pittsburgh y en Nueva York (EE.UU). Desde allí desparramó su canto por el mundo.

Acompañada en el piano por Roffé, Laura regaló su talento con obras de Ariel Ramírez con letras de Félix Luna. Arrancó con Gringa chaqueña, a la que le siguió la conocida Rosarito Vera, y le continuaron Dorotea, la cautiva; Manuela, la tucumana; Las cartas de Guadalupe; En casa de Mariquita; Alfonsina y el mar Juana Azurduy. Y un bis con un tema español.

Luego, ambos artistas se hicieron tiempo para saludar a los

El pianista Edgardo Roffé y la soprano Laura Sangiorgio saludan al público, anoche en el CCI de Lanùs.

asistentes, con la humildad de los grandes. Y Laura, con su linda sonrisa eclipsada solo por la belleza de su canto.

Es que anoche, en el Centro Comercial de Industrial de Lanús, como (o mejor que) en el Carnegie Hall o el Teatro Colón, el instrumentista excelso y la dama bella de voz y sonrisa angelicales se unieron para ofrecer dos espectáculos a la par de los mejores del mundo.

Banner Content

0 Comentarios

Dejar comentario

Año XVI Edición 5871