La Agrupación Juan Manuel Palacios, integrada por opositores a la actual conducción de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), realizaban hoy un paro en rechazo a despidos en el sector y en reclamo del pago de salarios adeudados.

Del otro lado, el secretario general de laUTA, Roberto Fernández, se desligó de la medida, endilgando a los que la promueven de ser “una agrupación ligada a un holding empresario”.

Los alcances dela medida los anunció a Télam el dirigente Miguel Bustinduy, de la Agrupación Juan Manuel Palacios, enfrentada a la actual conducción de la UTA, dirigida por el histórico dirigente Roberto Fernández.

La medida de fuerza de la agrupación opositora en la UTA afectaba de manera dispar el servicio de pasajeros de unas 80 líneas de colectivos en la zona metropolitana, una medida que además se extendía a líneas en el interior del país.

La protesta provoca trastornos en las líneas 5, 6, 7, 8, 9, 10, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 106, 107, 108, 117, 130, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177 y 188, entre otras

“Hay conflictos en distintas empresas de Capital Federal y del interior del país con despidos y falta de pago de salarios desde hace más de tres meses”, denunció Bustinduy.

En ese marco, el dirigente sostuvo que “lo sospechoso es que el Gobierno se desentienda de las necesidades básicas de los trabajadores, que pretenda, en medio de una crisis económica descomunal y una inédita pandemia mundial, disponer cambios inconsultos que solo buscan el lucro de algunos, abaratando mano de obra especializada, como la del conductor de ómnibus”.

Por su parte, la UTA publicó un comunicado, firmado por Roberto Fernández, en el que se desliga de la medida de fuerza. “Informamos a toda la sociedad que esta entidad gremial con personería nacional de ninguna manera ha convocado a una medida de fuerza tal como trascendió a través de medios de comunicación”.

“En ese marco rechazamos las acciones de carácter sindical que promueve una agrupación ligada a un holding empresario, que no tiene representatividad legal y que moviliza bajo presión a un sector de trabajadores, con el objetivo de bregar por intereses diferentes a los que se manifiestan públicamente”, explica.

(Fuentes: Telam y UTA)

Banner Content

0 Comentarios

Dejar comentario

Año XVI Edición 5435