En el marco del día provincial de la lucha contra las adicciones, se llevó a cabo ayer en la Cámara de Senadores bonaerense el panel «Adicciones: experiencias locales para cambiar el rumbo».

En el Salón Antonio Cafiero la Legislatura Bonaerense, en la jornada disertaron la especialista en el tema, la psicóloga Silvina Baldán;  el presbítero Francisco Olveira (Padre Paco) quien además es Profesor Universitario y Abogado Laboralista.

También hablaron el senador Darío Díaz Pérez (dentista, ex intendente de Lanús), yel alcalde de Merlo, Gustavo Menéndez,

El encuentro contó con el total apoyo del bloque de senadores del Frente para la Victoria PJ para abordar las alternativas frente a los consumos problemáticos. Los especialistas coincidieron en que «el desfinanciamiento de programas culturales y deportivos así como la falta de oportunidades para los jóvenes agravan la situación de los sectores más vulnerables».

Díaz Pérez entendió que “las voces más adecuadas para analizar estas problemáticas son las de la experiencia práctica de quienes están en el territorio con responsabilidad de gobierno, de las organizaciones sociales y de los apoyos técnicos porque ellos son quienes más saben de estas problemáticas, y queremos tomar estas experiencias para transformarlas en una legislación que ayude”.

En ese sentido,  Menéndez sostuvo que las adicciones son “una problemática que atraviesa a todas las clases sociales pero la variable de ajuste terminan siendo los sectores más vulnerables, y hoy, en este contexto económico y social, más que nunca”.

Al referirse a la “lucha contra el narcotráfico”, Menéndez recordó que “tenemos muchas diferencias con el gobierno nacional” porque las políticas oficiales “no contienen una mirada abarcativa del problema ya que no sólo deben combatirse las consecuencias sino las causas. Hay que hacer una inversión enorme y no estigmatizar a quienes están teniendo ese problema; tenemos que poner corazón y cabeza y tomar medidas inteligentes”.

Por su parte, el Padre Paco sostuvo que «a nivel mundial está muy claro es que el paradigma de la guerra contra las drogas es obsoleto, pero vemos que este gobierno vuelve a levantarlo. Esto no significa que no se deba perseguir al comercio ilegal y las mafias, pero esa lucha sin el acompañamiento de la justicia, de la igualdad de oportunidades y sin la apuesta para que los sectores más humildes tengan un futuro, eso no soluciona nada”.

“Cuando alguien me pregunta si el problema más grave que tengo en la Isla Maciel es el de las drogas, yo digo que ‘No, nuestro mayor problema es la falta de oportunidades”. En ese marco advirtió que “un montón de cosas que se hacían para que los pibes estuvieran contenidos, hoy por ausencia del Estado no se están dando como la escuela de circo que teníamos en Isla Maciel o un centro de actividades infantiles que estábamos a punto de poner en marcha junto al Ministerio de Educación de Nación pero que después se provincializaron y se desfinanciaron y ya no se pusieron en marcha”.

Banner Content

0 Comentarios

Dejar comentario

Año XVI Edición 5716