Banner Top
Mié, Feb 8, 2023

La combi en la que se movían los estafadores, pintada para simular un transporte escolar.

Dos hombres compraron mercadería por dos millones de pesos en un mayorista de bebidas de Lanús Este y pagaron con tarjetas de crédito,  lo que hubiera sido una excelente venta para el comerciante, pero no lo fue porque los plásticos de pago eran falsos.

Los estafadores volvieron al local días más tarde para repetir la «compra», sin saber que el comerciante había alertado a la Policía y al banco donde tiene su cuenta, y fueron detenidos en una redada.

Los delincuentes podrían ser condenados con hasta 8 años de prisión, según lo que prevé el código penal para los delitos de Hurto (hasta 2 años) y estafa (6), de los que están acusados.

A principios de octubre, el dueño de una distribuidora de bebidas ubicada en las intersecciones de Eva Perón y Anatole France se contactó con el Gabinete de Análisis y Planificación del municipio y denunció que dos hombres habían comprado mercadería por esa millonaria cifra con tarjetas de crédito clonadas.

Con la sospecha de que regresarían y la descripción aportada se llevo a cabo el monitoreo con las cámaras de la zona y un operativo conjunto con el personal de la Comisaría Segunda.

Días más tarde, los mismos dos hombres, que se trasladaban en una camioneta Renault Traffic pintada como un transporte escolar, se disponían a realizar una nueva «compra» en la distribuidora, pero su dueño dio aviso al Centro de Monitoreo Municipal, que informó de la vuelta de los estafadores al personal del GTO (Grupo Táctico Operativo) que se encontraba en el lugar.

Finalmente, con el apoyo de Comando, ambos delincuentes fueron apresados y trasladados a la mencionada seccional, donde se los identificó como Juan Pablo L. (42) y Diego Alejandro O. (41) ambos con domicilio declarado en en el Barrio Rivadavia, en el Bajo Flores, en la Ciudad de Buenos Aires.

Según lo informado por fuentes oficiales, las estafas que totalizaron 2 millones de pesos fueron realizadas en parciales de 4 compras, y fue el contador de la firma quien advirtió sobre las irregularidades a los bancos donde están radicadas las cuentas del mayorista.

Tras la aprehensión de los hombres, se realizaron cuatro allanamientos en la zona del Bajo Flores a fines de encontrar elementos relacionados a la causa.

Los detenidos quedaron a disposición de la justicia bajo la carátula de Hurto y Estafa. Para el primero de esos delitos, el artículo 162 del código penal prevé que «será reprimido con prisión de un mes a dos años el que se apoderare ilegítimamente de una cosa mueble, total o parcialmente ajena».

En tanto, según el artículo 172 del Código Penal, «será reprimido con prisión de un mes a seis años, el que defraudare a otro con nombre supuesto, calidad simulada, falsos títulos, influencia mentida, abuso de confianza o aparentando bienes, crédito, comisión, empresa o negación o valiéndose de cualquier otro ardid o engaño».

En la causa que interviene la Fiscalía Nº 5 Lanús – Avellaneda a cargo del fiscal Mariano Leguiza Capristo, que por lo tanto podría pedir una condena de hasta 8 años de prisión. En tal caso, Juan Pablo L. saldría de la cárcel con 50 años y Diego O. con 49 y, tal vez, «con la conocida voz envenenada que atrapa al canero», como escribió el poeta Carlos de la Púa.

 

0 Comentarios

Dejar comentario

Año XVII Edición 6004

El clima en Lanús