El Concejo Deliberante de Lanús aprobó ayer la devolución de 3,5 millones de pesos del gobierno municipal al provincial, gracias a que sobraron del monto derivado por la gobernadora María Eugenia Vidal para obra pública en el distrito.

Así lo destacó, orgulloso, el edil Martín Medina, ya que “es algo inédito”.

Las palabras del legislador grindettista tuvieron la réplica de Héctor Montero, la voz cantante del bloque del Frente Para La Victoria. Si bien ponderó la devolución de 3.503.848 pesos de la administración Grindetti al gobierno de María Eugenia Vidal, el jefe de la bancada opositora preguntó “por qué arreglan veredas y no más calles” y que “Lanús es hoy el segundo municipio de la Argentina con homicidios”.

Como las chicanas de Montero continuaban, el presidente del cuerpo, el oficilaista Marcelo Rivas Miera, le reclamó que “termine con las chicanas” y ordenó que se le dé el micrófono a su correligionario Jorge Schiavonne, quien reclamó una moción de orden.

Fue entonces que se vivió el momento tenso de la jornada: cuando Medina quiso retomar la palabra, fue fustigado con gruesísimos insultos por una vecina que seguía la sesión desde las gradas. Lo trató de “hijo de puta” y “mentiroso” porque, dijo, en su calle no se hizo ninguna obra. Gritó tanto, que el presidente del cuerpo, Marcelo Rivas Miera, la llamó a silencio, pero la ofuscada mujer siguió: “¡voy a seguir puteándolo hasta que me muera!” “Bueno, señora, ya lo puteó, quédese tranquila” fue la hilarante respuesta de Rivas Miera.  Finalmente, la cosa terminó ahí.

En otro orden, también se aprobó la apertura de “La casa del abrigo”  y la construcción de una ermita en la Plaza Auyero, de Lanús Este.

Banner Content

0 Comentarios

Dejar comentario

Año XVI Edición 5572