Una muy seria denuncia contra la Clínica Modelo de Lanús realizó a PUNTO SUR la hija de una paciente, que acusó a los médicos de “abandono de persona”, porque “ingresó el viernes 7, hasta ayer, miércoles 11, no le dieron de comer, no recibió ninguna atención y ya no abre los ojos”.

Patricia Fernández, la hija de la paciente, Dora Barbato, relató que a su madre “el viernes 29 de octubre la tuve que llevar con mi auto al Hospital Finocchieto, a donde llegó con 22-11 de presión” y la sintomatología de hipertensión (“la boca semi torcida, arrastre del habla, mareo”). En ese nosocomio “le hicieron todos los estudios y estuvo internada hasta el lunes 1ª de noviembre con sonda, le hicieron tomografía computada de cerebro y electrocardiograma y la estabilizaron”.

Tras el alta, ya en su casa, “hablaba, bebía mucha agua, pero manifestaba mareos -cuenta Fernández- que luego fueron vómitos y se deshidrató. Ante ese cuadro, el viernes pasado llamé a una ambulancia y la llevaron a la Clínica Modelo”.

Patricia Fernández continúa que “no había ni médico de piso, por lo que nadie atendió a una mujer que ya tenía parálisis facial. había dejado de hablar, ya casi no nos conocía, a gatas tragaba agua con una jeringa. Pero no había un médico”.

. Pasó todo el fin de semana sin comer, pensamos que el lunes le darían, quizás, una leche vitamínica o le colocarían una sonda nasogástrica”.

“Pero cuando el lunes llegaron la cuidadora uqe tuvimos que contratar y mis sobrinas (una, médica residente), se encontraron con que le habían puesto una sonda ciega”.

Ese día “la médica Florencia Nicuecia le dijo a mi sobrina que dejaría la indicación para que le trajeran comida blanda, pero el lunes a la noche le trajeron fideos y el miércoles, dos dìas después, la doctora pidió disculpas porque se había olvidado de dejar la indicación”.

Patricia Fernández prosigue su angustiado relato: “el martes no le dieron atención de nada, y mi madre ya no abre los ojos”.

Además, denunció desinterés y mal trato, pues “como la sonda que le colocaron era ciega, mi sobrina, instrumentadora, le pidió tres veces a una aistente Anabella, que llevaran a mi mamá a Rayos para que vean si tenía bien colocada la sonda, y esta tal Anabella le respondió ‘si querés, andá vos”.

Fernández terminó su relato contanto que “a mi madre la están abandonando. Además, ella no tenía neumonía y ahora sí, porque se broncoaspira (lo que ingiere se va al sistema respiratorio), mi sobrina se lo quiso decir el mismo domingo a un médico, pero jamás encontró ninguno”.

“Esto es desidia, es abandono de persona, y si mi madre muere voy a hacerle juicio a todo involucrado”, cerró la mujer.

En tal caso, si la Justicia tipificara la situación que sufre Dora Barbato como abandono de persona, el código penal en su artículo 106 prevé que “el que pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea colocándolo en situación de desamparo, sea abandonando a su suerte a un persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado, será reprimido con prisión de 2 a 6 años.”

 

Banner Content

0 Comentarios

Dejar comentario

Año XVI Edición 5562