El delincuente, prófugo de la Justicia marplatense por varios robos en la costa, se fuga cada vez que lo benefician con salidas transitorias y arma bandas para seguir con entraderas.

Con un extenso prontuario y prófugo de la Justicia en Mar del Plata, quedó nuevamente apresado Walter Peluffo, alias Gordo Postre (32 años), líder de una banda que en junio último entró a la vivienda de una abuela de 82 años en Lanús, a la que maniataron y robaron.

Peluffo, oriundo de «la Ciudad feliz», es el autor de varias entraderas en localidades de la costa atlántica y está condenado por reincidencia, y en tres oportunidades había recibido el beneficio de salidas transitorias, en cada una de las cuales aprovechó para organizar bandas y seguir con su actividad delictiva.

En su última salida, se profugó de la justicia marplatense y se radicó en San Francisco Solano, donde fue detenido junto a su pareja la semana pasadapor por el delito de «robo calificado en poblado y banda (modalidad entradera)».

Tras una investigación del Gabinete de Análisis y Planificación de la UFI N°5 de Lanús, su titular, el fiscal Mariano Leguiza, ordenó el allanamiento y detención de Peluffo y su pareja Mayra I. (24), que también participó de la entradera a mediados de junio, de la que resultaron victimas la abuela de Lanús y su familia, a los que los delincuentes maniataron para luego robarles dinero y objetos de valor, tras ingresar a la finca por las ventanas.

Dentro del material de la pericia, figuran las comunicaciones telefónicas que los integrantes de la banda mantuvieron durante el robo, las que evidencian el trabajo de inteligencia que realizaban y cómo operaban. En ese contexto, también la banda obtenía datos de otras viviendas, que marcaban como alternativas para hacer la entradera en caso de no poder ingresar en la casa que estaba prevista inicialmente.

Durante la requisa realizada en la casa ubicada en San Francisco Solano, partido de Quilmes, fueron secuestrados un pistolón calibre 22 largo con municiones, dos Smart TV, tres teléfonos celulares, guantes, precintos y la suma de 40 mil pesos.

Con uno de esos teléfonos, perteneciente a la abuela lanusense víctima del robo, la pareja de El Gordo Postre había realizado varias transacciones y compras con las aplicaciones que tenían los datos de tarjetas y cuentas cargados.

Los delincuentes se trasladaban en un auto marca Fiat color rojo modelo Argo y un Renault Clio color gris.

El prontuario de El Gordo Postre

Peluffo tiene una condena vigente de 16 años de prisión más declaración de reincidencia, dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de Mar del Plata, cuyo vencimiento es en febrero de 2027.

Si bien se sabe que la banda cometió más de 15 entraderas en las ciudades bonaerenses de Mar del Plata, Miramar y Balcarce, sus integrantes solo fueron condenados por nueve de esos hechos y Peluffo obtuvo la mayor condena. En uno de los hechos cometidos en la primera de esas localidades atlánticas, el ataque a la víctima fue tan violento que perdió dos de sus piezas dentales producto de la golpiza

En 2013, El Gordo Postre había sido beneficiado con un régimen abierto que le permitía salidas transitorias, lo que aprovechó para fugarse, y fue detenido dos años después por cometer la misma modalidad de delitos.

En julio de 2021 fue nuevamente beneficiado con las salidas transitorias y se volvió a fugar, pero esta vez a Quilmes, donde volvió a constituir una banda para seguir con su «especialidad», entraderas.

El modus operandi es siempre el mismo, con roles bien determinados, entre quienes hacen el trabajo de estudio y marcado de las casas y los que ingresan y perpetran el robo.

Banner Content

0 Comentarios

Dejar comentario

Año XVI Edición 5821